Observatorio de la Participación Política de las Mujeres

Montserrat Sagot, Directora del Centro de Estudios de la Mujer (CIEM-UCR).

El Observatorio de la Participación Política de las Mujeres, “Nosotras en Política” es una iniciativa del Sistema de las Naciones Unidas en Costa Rica y el Centro de Investigaciones en Estudios de la Mujer de la Universidad de Costa Rica (CIEM-UCR) con el apoyo de la Embajada de los Países Bajos y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

La relación de las mujeres con la política electoral está marcada por una historia de exclusiones, luchas y demandas. Es por eso que, desde sus inicios como movimiento social en la Europa del siglo XVIII, el feminismo siempre ha planteado que la transición a una sociedad verdaderamente democrática solo podría ocurrir cuando las mujeres se convirtieran en participantes activas y en condiciones igualitarias en la vida política, dado que la igualdad es incompatible con la subordinación.

Este camino hacia la construcción de una sociedad verdaderamente democrática en materia de participación política igualitaria entre mujeres y hombres ha sido paulatino y ha estado plagado de avances y retrocesos. Si bien Costa Rica es uno de los países que mayores avances ha tenido en este terreno, al ser uno de los pioneros en América Latina y el mundo en aprobar legislación sobre cuotas de participación política y un Código Electoral que estableció de forma obligatoria la paridad y la alternancia por sexo, el proceso no ha estado libre de contradicciones.

Está demostrado que en materia de participación política de las mujeres, la cultura sexista, basada en una distribución masculina del poder y el prestigio, va a fomentar el desarrollo de estrategias de mantenimiento y recuperación del poder, que funcionan en contra de la participación equitativa de las mujeres. Eso quedó comprobado en el país cuando, después de aprobada la paridad y la alternancia por sexo, la presencia de mujeres en la Asamblea Legislativa no aumentó, sino que, por el contrario, disminuyó. Pasó del 38,6% en el 2010 al 33,3% en el 2014, muy lejos del 50% al que aspiraba la normativa.

Este panorama se agrava en los procesos para la elección de los gobiernos locales. Por ejemplo, en el año 2010, se eligieron 71 alcaldes (87,7%) y tan solo 10 alcaldesas (12.3%) (1), y para las elecciones  del 2016, únicamente 11 mujeres resultaron electas como alcaldesas, lo que representa un 13,5%.  

El Observatorio busca entonces ser un instrumento para vigilar el sexismo, las prácticas excluyentes y la violencia política que viven las mujeres en los procesos electorales, así como para impulsar la creación de una agenda feminista sobre los derechos de las mujeres durante todo el proceso electoral, a la luz de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible impulsada por Naciones Unidas.

En el Observatorio también se proporcionará información sobre la historia de la participación política electoral de las mujeres en Costa Rica, sobre legislación nacional en esta materia y sobre los derechos de las mujeres en los partidos políticos. Desde el Observatorio también se seguirán las discusiones que se den en el proceso electoral en relación con los derechos de las mujeres, así como las propuestas programáticas de los diferentes partidos sobre equidad e igualdad de género.  Finalmente, el Observatorio también servirá como un espacio para denunciar o seguir denuncias realizadas por violencia política o sexismo en el proceso electoral.

Aunque el Observatorio inicia en la presente coyuntura electoral se trata de una iniciativa de más largo plazo, de la se espera sacar las lecciones aprendidas de este proceso para ayudar a construir una estrategia de más largo aliento para el empoderamiento político de las mujeres. En ese sentido, esperamos que este Observatorio se puede convertir en una plataforma de información, vigilancia y exigibilidad, creando sinergias entre la universidad pública, las organizaciones de mujeres y el sistema de Naciones Unidas, para contribuir al objetivo de construir una sociedad más democrática e igualitaria.  


(1) Segundo Estado de los Derechos de las Mujeres, INAMU (2015)